By: Xurde | September 10, 2015

Letonia debiera considerarse destino primordial de turismo rural o de naturaleza en Europa, pero para ello debemos alejarnos de la oferta turística comercial y de los sitios de mayor afluencia , que poco a poco degradan su verdadero encanto rural.
Latgale, una de sus cuatro regiones guarda esa armonía entre la modernidad y la vida campesina, entre la urbe y lo rural, entre su pasado soviet y la Europa comunitaria.
Por su desvencijadas carreteras circulan el ultimo grito en locomoción junto a viejos Moskvitch ó Zhiguli,motos Dnepr con su sidecar, trineos arrastrados por caballos en el invierno o mastodónticos UAZ para los mas diversos servicios.
Sus inmensos campos plantados de trigo, soja u otras gramíneas combinado con sus bosques interminables y majestuosos confiere al caluroso verano Letón una paleta incomparable de colores,olores y sensaciones los campos pletóricos de rojo amapola contribuyen a irradiar mas su calor, el blanco inmaculado en el invierno le confiere su verdadera identidad donde disfrutar de  los deportes de nieve o agradables veladas al calor de la chimenea. La primavera con su inicial ocre marchito fruto de los largos meses bajo el hielo fructifica en un sorprendente cortísimo periodo de tiempo en playade de colores,sus campos se tupen de una alfombra abigarrada y amarilla de Achicoria amarga o diente de león y verde esmeralda perfecto.
Podemos decantarnos por un alojamiento moderno que incluya los mas modernos adelantos tecnológicos o comodidades del siglo XXI o elegir aquellos que no rompan con la idiosincrasia de lo rural aunque con los esenciales servicios de confort..
Recorriendo Latgale por sus carreteras de tierra podemos observar su placido discurrir diario con labores imperturbables en el tiempo, campesinas ordeñando sus vacas en medio del prado destartalados, tractores labrando la tierra,abuelas cuidando los huertos, los UAZ con cubas de aluminio sin refrigerador recogiendo la leche de viejas lecheras de zinc ordenadas en variopintos tarimados al borde de la carretera.Observar en nuestro deambular el sonoro cortejo de las grullas, patos,gansos y cisnes salvajes en sus innumerables ríos y zonas inundables, la carrera trepidante de una liebre o el salto de un corzo a nuestro paso, el suave ramonear de los Alces en las orillas o a los zorros rojos deambulando por la campiña.
Dormirnos en sus claras noches de verano con el ¨Creck Creck¨del Guion de codornices ,croar de ranas y cantos de cigarra.
Disfrutar en una milenaria Sauna negra o de humo ¨Pirts melna¨saboreando una exquisita cerveza casera,en letón alus Dzīvais, cerveza Viva, sin pasteurizar o filtrar y de unos pescados salados y desecados al sol, para recuperar las sales y el agua perdidos con el calor.En el gélido invierno alternar el calor de la Sauna con baños en la nieve o en el helado estanque.
Prácticamente todas las casas tienen su estanque particular donde proveerse de pescado, Carpa,Siluros y cangrejo de rió, con amplia zona verde plantada de arboles frutales sorteados  por arbustos de fruta silvestre, donde disfrutar de una barbacoa o prepararnos una tradicional sopa de pescado al calor de una fogata con el fruto de recién sacado del estanque.
En una palabra, hablar de turismo rural en Letonia es sinónimo de sensaciones y esencia rural

Category: Turismo 

Tags: Turismo rural en Letonia 

Comments:

Be the first to comment ...

Post a Comment